Parque Natural Anaga: Un paraíso para los senderistas

Actualizado: sep 16

El parque rural de Anaga, declarado reserva de la biosfera, se encuentra en el extremo nordeste de la isla y es una de las zonas verdes con mayor biodiversidad de Tenerife. Son muchas las rutas y caminos que harán a los senderistas de todos los niveles disfrutar de bosques de laurisilva, de escarpadas cumbres cubiertas a menudo por la bruma y de los barrancos que bajan hasta la costa.

En poblaciones cercanas como Punta del Hidalgo, encontrarás encantadores alojamientos en los que descansar y relajarte para disfrutar de unos días de rutas y actividades en un destino mágico.

Senderismo, trekking y running en un bosque encantado.

Este espacio natural es el lugar ideal para amantes del deporte outdoor y del turismo activo. En el Parque Rural de Anaga se puede practicar ejercicio con el privilegio de disfrutar de laderas y caminos cubiertos de vegetación, a la sombra de túneles de laurisilva como si de un bosque encantado se tratase.

Con sus más de 15.000 hectáreas, Anaga cubre la zona noreste de la isla a lo largo de tres municipios tinerfeños, La Laguna, Santa Cruz de Tenerife y Tegueste.


Las dos rutas de Anaga que no te puedes perder.

Años ha, el difícil acceso a la zona propició el nacimiento de senderos y caminos que permitían a los habitantes desplazarse por el parque. Muchos de esos senderos aún se conservan y hoy en día constituyen la mejor manera de descubrir el parque.


Caminando se puede disfrutar de laureles, líquenes, sanguinos, brezos, sauces y mocanes y de las más de veinte especies que componen el decorado mágico de estos bosques, además de naranjos salvajes, viñátigos y fayas.




Desde el Centro de visitantes del Parque Rural de Anaga, en Cruz del Carmen, se inician varias rutas de senderismo. Con distinto grado de dificultad, tienen en común que todas resultan interesantes y gratificantes para el caminante.

  • El Sendero de los Sentidos, es perfecto para iniciarse en Anaga. Transcurre por el antiguo camino real que unía los pueblos del macizo de Anaga con La Laguna, ofrece algunos de los mejores paisajes del parque y se completa en menos de una hora.

El sendero parte de Cruz del Carmen y cuenta con tres variantes muy diferenciadas. La primera, Despierta tus Sentidos, es accesible para personas con movilidad reducida ya que consta de una pasarela de madera.


Las otras dos alternativas son rutas circulares con distinta dificultad, pero la más larga se completa en menos de dos horas y permite acceder al mirador del Llano de los Loros.


Es imprescindible detenerse en los paneles sensoriales que se encuentran a lo largo de los distintos tramos que nos permitirán escuchar el bosque, olerlo, sentirlo con las manos y admirarlo.


  • El conocido popularmente como Sendero del Bosque Encantado, que en realidad se llama sendero La Ensillada – Cabezo del Tejo, es otra opción relativamente sencilla para descubrir el parque.

Se trata de una ruta circular que parte de la Reserva Natural Integral del Pijaral, en la antigua zona recreativa de La Ensillada, y que se completa en poco más de cuatro horas. Este mágico lugar, reúne la mayor colección de flora del periodo terciario. Grandes helechos de intenso color verde llamados Píjaras, son los auténticos protagonistas de este Espacio Natural Protegido.


Para acceder a esta zona es necesario solicitar una autorización de visita previamente. Durante la visita merece la pena detenerse a buscar la violeta de Anaga, una preciosa flor endémica de la zona, así como no perderse el imponente Roque de Anhambro, un pico vertical de más de 800 metros de altura.


La magnífica conservación del Bosque Encantado, se debe principalmente a su gran masa forestal. Las nubes y los vientos alisios proporcionan suficiente humedad al chocar contra las montañas, este fenómeno se denomina lluvia horizontal.


El Parque Rural de Anaga supone para Tenerife y para todos lo que lo puedan disfrutar, vivir y sentir un auténtico milagro de la naturaleza. Para los senderistas y amantes de la naturaleza es una auténtica meca que no pueden perderse.


3 vistas0 comentarios